Cómo mantener a tu equipo motivado en tu bar

Analizamos algunos aspectos que harán que se trabaje mejor en tu local. Y recuerda, si se trabaja mejor, los clientes lo notarán, vendrán más y eso implica siempre beneficio. ¡El esfuerzo siempre tiene recompensa!

Hay mucha gente a la que, cuando le dices que eres propietario de un bar o restaurante, piensa que tu trabajo es exclusivamente contar dinero al final del día y controlar que todo haya ido bien. Lo que no saben es que es un trabajo mucho más complejo y que requiere una dedicación, una ambición y un esfuerzo mayores que muchos otros puestos laborales.

Nosotros te entendemos, y por eso siempre vamos a buscar ayudarte. No en vano somos expertos en bares 😉 Sabemos que una de las cosas más importantes de un bar son sus empleados. No hace falta ver Pesadilla en la Cocina para darnos cuenta de que la mayoría de problemas que pueden ocurrir en un bar están relacionados con la plantilla que tienes contratada y, sobre todo, con su motivación de hacer bien su trabajo. Por eso, hoy vamos a analizar algunos aspectos que harán que se trabaje mejor en tu local. Y recuerda, si se trabaja mejor, los clientes lo notarán, vendrán más y eso implica siempre beneficio. ¡El esfuerzo siempre tiene recompensa!

 

Mentalidad ganadora

 

No te pedimos que seas Mr. Wonderful y que exijas siempre a tus empleados pensar positivamente, pero sí no desmotivarse. Sabemos que el trabajo en un bar es muy exigente, son muchas horas y no es todo lo agradecido que debería ser, especialmente por parte de algunos clientes. Pero contar con un equipo que sea capaz de manejar esos momentos de estrés es esencial, casi más que tener mucha habilidad con las bandejas o saber hacer cócteles de fantasía.

Formación

 

Si la cabeza está bien amueblada, hay que amueblar las habilidades. Dedica parte de tu tiempo a hablar con tus empleados y a enseñarle cómo se hacen las cosas o cómo te gusta que se hagan en tu bar. Pero se trata de aconsejar y enseñar, no te pases si tienes algún alumno que le cuesta más. Lo importante es que aprendan a hacer bien su trabajo. Te lo agradecerán.

 

Trabajar con los objetivos claros

 

Tanto tus empleados como tú vais a trabajar mejor si tenéis claro por qué lo hacéis. No hablamos solo de dinero. Si no de tener claro cuál es el objetivo de tu negocio. Si el objetivo de tu bar es llenarlo los fines de semana con los partidos, si buscáis un público joven, si buscáis ser una referencia gastronómica… Fíjate un objetivo real y házselo saber a tu plantilla. Quizá encuentres buenos consejos para lograrlo en ellos también.

 

El sueldo y los extras

 

El dinero que perciban tus empleados tiene que ser acorde a su trabajo y esfuerzo. No caigas en el tópico de “empresario explotador”. Tú no lo eres. Demuéstralo. Plantea objetivos y premia a los que lo consigan. Llega a un buen acuerdo con las propinas, rétales a que consigan más y ofréceles recompensa. Como hemos visto en el resto de puntos, el dinero no lo es todo, pero es una buena base.

 

Aconseja y déjate aconsejar

 

El feedback es muy importante. Tanto las reseñas que dejen tus clientes sobre tu trabajo como la opinión de tus empleados. Puede que tú lleves más años en el negocio, tengas más experiencia y seas el dueño, pero respeta y analiza también la opinión de tu equipo. Igual encuentras buenos consejos que seguir u otros caminos para lograr que tu bar se llene. No seas cerrado de mente y dales la oportunidad.

Cercanía y amabilidad

 

Igual que tienes todo el derecho del mundo a echar broncas, sé igual de efusivo cuando lo que eches sean halagos. Mantente cercano a tus empleados, que te vean como uno más, no solo como el señor/señora que les paga a fin de mes. Tú también eres empleado de tu propio negocio. Trátales bien, tanto a ellos como a los clientes. Y recuerda que los trapos sucios siempre se lavan en privado. Como prueba, un dato:  la cortesía y el respeto hace que hasta el 92% de los empleados puedan concentrarse y priorizar tareas mejor, y que se involucren hasta un 55% más. Seguro que eso es lo que quieres, ¿no? 😉

 

Constancia

 

Trabaja duro todos los días. Todos los clientes son valiosos, así que esfuérzate siempre. Cuando el bar esté lleno y cuando solo estéis tú y el de la guitarra. Vive el día a día. Solo así podrás crecer y tener éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *